jueves, 24 de junio de 2010

Dama Misericordia

Resumen del volumen IV, Dama Misericordia
Los franceses y los genoveses -Barnabó Liebo es el principal agente de la Banca de San Jorge de Génova, un pulpo de infinitas dimensiones- envían a dos taimados individuos, la bella Viviane d’Aurigny y el pérfido inglés Charles Mombray, a que negocien con Corsi para que se alíe con ellos para dominar la isla. Fracasan en su empeño pues Corsi/Gallardo no se va dejar comprar y por ello van a buscar la ayuda de un enigmático señor enmascarado, un poderoso de Ajaccio, que les propone comprar la colaboración de Gubio Orsini, que por amor a Sandra Renzo es capaz de todo, incluso de traicionar al que siguen creyendo Dago Corsi.
Mientras, en la isla, Gallardo “primero actuar, luego pensar” se encuentra a la muy bella Clara d’Evisa -llamada por el héroe Dama "Misericordia", en referencia al estilete con que se defiende-, a la que salva de la muerte urdida por su madrastra Beatriz Goldstein y su fiel Wherung, una malvada inmensa que había matado a la madre de Clara y se había hecho con la voluntad de su padre, Giacomo d’Evisa, gracias a una serie de bebedizos. Corsi/Gallardo consigue restaurar el orden y al final, Giacomo tapía en una habitación a Beatriz y su lugarteniente Wherung, para que se devoren entre ellos. El volumen acaba con la llegada del enigmático Abdul Hamez -¿qué quiere proponer al que cree Corsi?- y la reaparición -esperable y sorprendente- del verdadero Corsi, que “siguió inmóvil, apoyada la barbilla en el hueco de la mano, y el codo en la rodilla, mirando al mar plateado. Un mar de plata rodeando una isla de sangre” (p.125).

1 comentario:

LEOFUMOPIO dijo...

Amigo veo tus blog siguen incorporando muy buena información. Espero que algún día podamos encontrar en las librerías de Latinoamérica libros como la novela popular en España.
Saludos